POLLO THAI O ALGO ASI


El plato de esta entrada, es un plato que la verdad es que ni siquiera yo se si existe en la cocina tailandesa. De verdad, ni idea. De ahi el título del post que os he puesto. En cualquier caso es un rico plato, muy sencillo de hacer y que está realmente bueno y sabroso. Como veréis lleva verduras y las que yo he puesto son las que tenía en ese momento en casa, le podéis añadir las que queráis. Por otro lado el pollo, yo he utilizado pechugas de pollo fileteadas y luego cortadas a tiras, pero podéis emplear el pollo que queráis o incluso pavo. El truco está en hacerlo a fuego fuerte para que dore rápido y luego reservarlo. Bueno vamos a ver como he hecho esta receta.

Ingredientes para 2 (en este caso):

- dos o tres filetes de pechuga (o las que queráis)
- un cuarto de pimiento verde
- un cuarto de pimiento rojo
- una zanahoria
- medio calabacín
- un trocito de raíz de gengibre para rallar 
- miel
- salsa de soja (yo uso la suave)
- virutas de cebolla frita
- un poco de caldo de verduras o de pollo


Vamos con el proceso:

1º Preparamos todas las verduras cortándolas en pequeñas tiras tal y como podéis ver en las imágenes




2º Salpimentamos las pechugas y en un wok o en una sartén, con aceite bien caliente, vamos dorando los filetes de pechuga para que cojan color. La queremos doradas pero no muy hechas, de ahi el aceite bien caliente.




Reservamos las pechugas que luego cortaremos en tiras finas.  

3º A continuación vamos a ir salteando en el mismo recipiente las verduras. Empezamos por la zanahoria, luego los pimientos y por último el calabacín. En ese orden por que cada verdura tiene su punto de cocción. No hay que hacerlas mucho ya que luego se van a cocer unos minutos con las salsas, y queremos que queden al dente.




Una vez las tenemos ligeramente salteadas las reservamos. No les pongo sal ya que luego vamos a añadir salsa de soja, pero cada uno puede hacer lo que más le guste.

4º Ahora recuperamos las tiras de pechuga y las incorporamos al wok o sartén y vamos a ir añadiendo los condimentos: el gengibre ralllado (abundante), la miel (una o dos cucharadas), la salsa de soja (dos cucharadas) y medio vasito de caldo de pollo o de verduras.




Lo mezclamos todo bien y dejamos que cueza unos 2 minutos nada más. Incorporamos las verduras y lo mezclamos todo bien para que se incorporen los sabores a las verduras removiendo un par de minutos más. Listo para servir.


El resultado final es el que podéis ver en las fotos.  Para acabar el plato le añadí un poco de cebolla frita crujiente (la podéis comprar en cualquier superficie)



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ALUBIAS BLANCAS CON PATO CONFITADO

ARROZ AL HORNO CON LONGANIZAS Y PANCETA

SUQUET DE RAPE (o guiso de rape con patatas)