ALUBIAS BLANCAS CON PATO CONFITADO


Después de una pequeñas vacaciones retomamos el BLOG con una super receta de invierno. Con el fresquito que hace creo que es una receta que nos viene perfecto para sumar unas cuantas calorías, pero de las sanas.
Se trata de una receta muy muy fácil y con ingredientes que en este caso si puedo deciros que son de "bote" o "conserva". Eso si de calidad y muy, muy ricos.
Vamos con los ingredientes y la elaboración:

Ingredientes (4-6 personas)


- una lata con dos muslos confitados de pato
- dos botes de alubia blanca (a mejor calidad mejor resultado)
- un litro de caldo (verduras, cocido, pollo....) yo lo hice con caldo de cocido
- una cebolla mediana/grande
- dos dientes de ajo grandes

Preparación:

1º Sacamos del bote las alubias y las enjuagamos para dejarlas limpias. Hay gente que no las lava, a mí sí me gusta lavarlas bien y escurrirlas.


2º Sacamos, del bote, los muslos de pato confitado que veréis que normalmente están recubiertos de grasa y aceite. Sobre una cazuela de hierro previamente calentada y sin nada, depositamos los muslos para marcarlos en superficie (cazuela calentita). El propio aceite o grasa del confit es suficiente para marcar los muslos.




3º En los propios jugos que ha soltado el confit más algo más de grasa que queda en el bote, vamos a sofreír lentamente, la cebolla que previamente hemos cortado en trocitos pequeños, junto con los dos dientes de ajo que hemos "chafado".




4º Una vez la cebolla esta pochada, añadimos unas cuantas alubias al sofrito (tres o cuatro cucharadas soperas colmadas de alubias) y espolvoreamos pimentón dulce. Removemos todo.



5º Una vez mezclado y sin que se queme el pimentón añadimos caldo que tenemos caliente hasta cubrir todo (solo cubrir). Dejamos que cojan calor las alubias y a continuación lo trituramos todo para hacer una crema/pasta más o menos espesa (esto es lo que dará consistencia al plato)



6º Añadimos el resto de las alubias y los trozos de pato que previamente hemos desmigado y separado de los huesos.





Mezclamos bien y lo mantenemos a fuego medio/bajo durante unos 10/15 minutos. El objetivo es que coja calor. Si os queda demasiado espeso podéis añadir más caldo al gusto, y sobre todo rectificar de sal si fuera necesario.Tener cuidado con el fuego que no se os agarre en el fondo, se estropearía todo.



Listo para servir recién hecho o para el día siguiente, este plato esta buenísimo, os lo garantizo.






Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

GARBANZOS CON ALITAS DE POLLO

HAMBURGUESAS DE SALMÓN Y LANGOSTINOS COCIDOS