GARBANZOS CON EMPERADOR (PEZ ESPADA) Y GAMBAS


La receta que os presento hoy es una receta que podríamos llamar de aprovechamiento ya que utilice una serie de ingredientes que tenía en la nevera de días atrás y que había que aprovechar. 

Os cuento, tenía una crema de calabacín que sobró de días anteriores y un par de trozos de emperador (pez espada) que no se cenaron la noche anterior. Si no os encontráis en esa situación de tener que aprovechar dichos ingredientes, es tan sencillo como comprarlos (el pescado) y hacer la crema. Para aquellos que no queráis hacer la crema o que no os guste, os diré un truco para no usarla y que el plato quede estupendo y buenísimo.

Vamos con los ingredientes 4 personas:


- un bote grande de garbanzos de buena calidad (por favor)
- crema de calabacín (yo tenia como dos platos sobrantes de días anteriores)
- dos trozos medianos de emperador (pez espada)
- unas pocas gambas medianas peladas (de las congeladas)
- caldo de pescado (en la foto ya está mezclado con la crema): un par de vasos.
- sal, pimienta y aceite
- pimentón dulce
- perejil para decorar (optativo)

Preparación de productos:

1º Abrir el bote de garbanzos y escurrir bien el líquido de su conservación (hay quien lo utiliza.... no sé, yo prefiero lavarlos y escurrirlos bien)


2º Descongelar las gambas a ser posible con tiempo, a temperatura ambiente o en la nevera el día anterior.



3º Poner a calentar la crema de calabacín y añadirle los dos o tres vasos de caldo de pescado, se trata de que se licúe un poco la crema pero sin que pierda cierto espesor. Ponemos a calentar.



Vamos con la receta.

1º Preparamos una sartén más o menos grande (donde nos quepan los trozos de emperador) en donde añadimos un poco de aceite y esperamos a que coja calor (bastante, casi humeando). En ese momento añadimos las gambas, que hemos previamente escurrido bien. 


Las gambas no las hacemos mucho, casi es un vuelta y vuelta solo. El objetivo es que suelten un poco de sustancia para que se quede en la sartén. 


Las sacamos de la sartén y reservamos.

2º Con la sartén y los jugos de las gambas y el aceite bien caliente incorporamos las dos cortadas de emperador. Es IMPORTANTE que este bien caliente. 


Aguantamos por cada lado unos 30 segundos o menos. Es otro vuelta y vuelta rápido para sellar las caras del emperador. NO LO HAGÁIS MUCHO.


Sacamos de la sartén y reservamos.


4º Tal y como hemos escrito más arriba, tenemos calentando en una cazuela, la crema de calabacín con el caldo de pescado, preparada para seguir con la receta.


Si no tenéis crema y solo tenéis caldo, no pasa nada, más adelante os explico qué hacer para espesar el caldo.

Seguimos. Cogemos los garbanzos y los añadimos a la crema que está caliente. EL objetivo es que los garbanzos cojan calor y parte del sabor de la crema y el caldo de pescado. 


Lo tendremos en ebullición, no muy fuerte (OJO!! no se agarre la crema), durante unos 5 minutos.


5º Mientras tanto vamos a cortar el emperador en trozos. El tamaño? Al gusto de cada uno.


6º Ya estamos terminando. 

Pero antes de terminar para los que no teníais crema, ¿cómo espesar el caldo? Es bien fácil. Cogéis un mortero, o en un plato hondo, sacáis unos garbanzos de los que están cociendo/calentando y los aplastáis junto con un poco de caldo y  hacéis una pasta que luego incorporaréis a la cazuela para espesar el caldo de pescado.

Terminamos: es IMPORTANTE que esta fase final la hagáis justo momentos antes de servir los platos. ¿Por qué? Porque si no el pescado y las gambas se harán demasiado y quedarán secos. 

Hay un paso previo.

Paso previo: en la sartén, que tenemos caliente con un poco de aceite, vamos a saltear un poco los trozos de emperador con un poco de pimentón dulce. Mover rápido para que no se queme el pimentón.

         

Una vez han pasado los 5 minutos de calentar los garbanzos, añadimos a la cazuela el pescado troceado y salteado con el pimentón, lo removemos bien....


y a continuación añadimos las gambas.



Removemos bien y el plato está listo para servir. Todo este proceso es rápido y en 2-3 minutos deberíamos estar listos para servir. 


 Si queréis podéis decorar con un poco de perejil fresco picado.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ALUBIAS BLANCAS CON PATO CONFITADO

GARBANZOS CON ALITAS DE POLLO

HAMBURGUESAS DE SALMÓN Y LANGOSTINOS COCIDOS